Huír

Sophie te miró de arriba abajo, se levantó de la mesa y salio de tu vida sin recuperar el aliento. Y lo raro es que, mientras ella se marchaba llorando, tú te dabas perfecta cuenta de que el que huía eras tú. Espiraste e inspiraste; sentias ese <<alivio cobarde>> que sucede a todas las separaciones; escribiste sobre la servilleta de papel: <<Las rupturas son los Munichs del amor>>, y también: <<Lo que la gente denomina ternura, yo lo llamo: miedo a dejarlo>>, y también: <<Con las mujeres siempre ocurre lo mismo: o te importan un bledo o te dan miedo>>. Cuando no te importan un bledo significa que estas aterrorizado.

Cuando una chica le comunica a su pareja que espera un hijo, la pregunta que INMEDIATAMENTE se hace el tio no es: <<¿Quiero tener ese hijo?>>, sino <<Debo continuar con esta chica?>>.

Alfin y al cabo, la libertad sólo es un mal momento por el que hay que pasar.

Fragmento sacado del libro 13,99(Frédéric Beigbeder) libro que trata sobre el mundo publicitario y cuenta los entresijos del oficio, una novela muy crítica con la publicidad y su entorno. Recomendado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: