Miradas

Como cada año se celebra por estas fechas, había llegado en la oficina el día de la cena de la empresa, para así despedir el año. Él estaba muy nervioso ya que había llegado el ultimo a la empresa, apenas hacia 2 meses y no conocia a toda la plantilla, ademas una chica con la que intercambiaba miradas en la oficina iba a ir.

La cena, excelente y después de la 5º copa ya se sentía completamente integrado, hablaba con la gente como si fuesen íntimos de toda la vida y iba descubriendo aún mas cosas de todos sus compañeros y compañeras… menos de ella que por timidez, había estado alejado de ella durante toda la cena.

Después de un buen rato, se dirigieron la mayoría a un pub, a seguir la fiesta, aunque algunos compañeros se habían tenido que ir por diferentes motivos.
Dentro del pub y mientras esperaba en la barra a el camarero, la chica de la oficina se le acerco, esa que a el le gustaba mirar, y sonreirle cuando ella lo miraba.

-Me e dado cuenta de que en la oficina, muchas veces me miras, por que?- le pregunto la chica llena de verguenza.

-Te lo digo, pero antes dime por que me miras tu?- dijo el también con algo de vergüenza.

-A no se, cuando miro tu me estas mirando así que te miro- contesto ella andandose con la mano en el pelo.

-Que lastima!- dijo el con un tono apenado.

-Por que dices eso?- le pregunto extrañada la chica.

-Yo te miro porque me gusta tu sonrisa, tu en cambio me miras porque yo te miro. Eso es lo que me da pena, siempre es agradable mirar algo que te gusta.- dijo el en un suave tono.

-No es eso…

-Lo intuía, pero solo queria que vieses como es mejor decir las cosas a la cara y diciendo la verdad, en lugar de esperar. Quedas mañana para tomar un cafe?

3 comentarios to “Miradas”

  1. Una historia de miradas en la que seguramente todos nos hayamos sentido identificados en mayor o menor grado en algún momento de nuestra vida. Jeje, a mí de hecho me evoca recuerdos varios. Lástima que, como el protagonista, yo siempre haya tenido facilidad para hablar con soltura con cualquier persona a excepción de con la que fuese en ese momento objeto de mis deseos, que no me extrañaría que en algún caso por tal reacción hubiese llegado a pensar que despertaba en mí antipatía y no otro sentimiento.

  2. Hola! muy buena tu historeta, no veas lo q me ha echo reir al fiNnal, seguro q como a todos/as las q te hayan leído!

    Gracias por haber publicau el testo y sacarnos unas sonrisas! !)

  3. jaja de nada hombre gracias ati 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: