4º Mundo

Como habían previsto al principio de verano, ahora que los largos días del abrasador sol iban tocando a su fin se juntaron los dos amigos. Como jóvenes inexpertos de la vida todavía y llenos de dudas, se propusieron al principio del verano viajar, ver mundo y ver gentes y ayudarles apuntándose como voluntariado. Era una manera barata de viajar y gratificante a la vez. Cosas del destino, a uno de ellos le toco irse lejos, a uno de los denominados países del tercer mundo o países desfavorecidos, el otro en cambio tubo que conformarse con quedarse ayudando a la gente de su barrio.

– Es increíble tío. Allí viven en la miseria con menos de lo mínimo y sin embargo siempre tienen una sonrisa para ti. Son débiles y están desprotegidos pero por dentro son mucho mas fuertes que nosotros. – le decía fascinado el que había viajado lejos.
– No tienen nada, pero no malgastan el tiempo lamentándose. Aquí, a cualquiera cuando el coche no le funciona o le van a echar del trabajo, se deprime por cualquier cosa y llama al psicólogo de turno pidiendo ayuda. Allí no hay tiempo para eso, si te quedas compadeciéndote de ti mismo te mueres, es así de simple. Nos hemos acostumbrado a vivir entre los placeres y cualquier contratiempo ya nos altera. Allí son felices con mucho menos, no necesitan nada.
– Tienes razón, solo que es una pena que me haya tenido que quedar aquí y no lo haya podido ver. – le dijo el amigo.
– Ya tio. Por aquí todo que tal? Aburrido no?
– La verdad es que no. Al principio acepte de mala gana quedarme aquí ayudando a los pobres, marginados y mas necesitados del barrio. Pero gracias a que me toco quedarme aquí e descubierto el cuarto mundo.
– Venga ya! El cuarto mundo? No querrás decir el tercer mundo? – le pregunto su amigo en tono burlón.
– No no, digo exactamente lo que quiero decir, cuarto mundo. – contesto serio.
– No puede ser, eso no existe. Existe el primer mundo que es en el que por suerte vivimos nosotros y luego el tercer mundo que es el desfavorecido. – dijo quitando hierro al asunto.
– Eso es lo que creía yo, asta que comencé de voluntario en el barrio.
– A si? Cual es entonces el cuarto mundo, según tu? – le pregunto ya cansado por la incógnita.
– El cuarto mundo es el tercer mundo dentro del primer mundo. Esos pobres y marginados que viven en la miseria, a la sombra en el mundo de los ricos. Esos son los que forman el cuarto mundo. – dijo con firmeza.

plaza

2 comentarios to “4º Mundo”

  1. Cierto, amigo Oier, como decimos acá, del otro lado del charco: hasta esn las mejores casuelas se cuecen habas.

    Saludos amigo.

  2. ortographiasdeunautorretrato Says:

    Muy buena reflexión a la que invitas, Oier. A veces cuesta mucho ver la miseria con la que se convive cada día.

    Saludos desde Algorta ;).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: