Dar sin tener

-Y que puedes darme tu?- le pregunto con desden, arqueando una ceja.
-Darte poco, apenas tengo para mí. Pero no es de lo que tengo de lo que quiero ofrecerte.
-Ofrecerme?
-Si! Yo te ofrezco el mundo, te ofrezco la sonrisa desde que sale el sol hasta que se esconde. Te ofrezco el infinito, diamantes tallados de felicidad y una vida de oro, en la que nada te faltara. No faltaran rosas en nuestra cama, ni velas en lo profundo de la noche. Te ofrezco todos los atardeceres con puesta de sol y todas las noches de luna llena. Un palacio en forma de hogar, azúcar en todos nuestros momentos. Te ofrezco la felicidad en bruto, todavía sin tallar.
-Deja de decir tonterías, nada de lo que dices es real ni palpable.
-Desde luego que si lo es.
-Como puedes estar seguro de ello?
-Por que yo te ofrezco la vida!

Una respuesta to “Dar sin tener”

  1. Yo sólo pedia una pizca de comprensión, pero eso también me lo nego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: