A flor de piel

Un apretón de manos, una sonrisa y un “ya estaremos” fue la despedida con alguien que es posible que no vuelva a ver. Realmente no es nadie para mí, quiero decir, un compañero de clase de una ciudad algo apartada pero no lejos de la mía, no lo conozco mucho, pero de lo que se no puedo quejarme. Es simpático y una buena persona, de esas que dices, es un santo o un inocente, de esas que sabes que tienen un gran corazón.
Aunque prácticamente no lo conozco ni el a mí. Pero la idea de no volver a verlo me incomoda y me remueve el estomago.
Lo cierto es que de él por lo menos me he despedido, muchos y muchas más ya nunca me volverán a ver. Es este hecho el que oprime de alguna manera mi corazón. Como si del último día de campamentos se tratara, la nostalgia invade las lágrimas que soy incapaz de hacer salir.

Después de compartir varios años de clase, muchas amistades, pocas profundas y muchas superficiales, algo me duele dentro de mí.
La sensación de vacío que me inunda me recuerda a lo que siento cuando termino un libro. Esa leve sensación de soledad y vacío que va seguida de un “y ahora que?”. Cuando terminas un libro es como si te despidieses de alguien que has conocido durante esa travesía y que no volverás a ver, eso es exactamente lo que siento. Una ráfaga de sensaciones y sentimientos centrifuga en mi adentro. Si tuviera que destacar algo, diría que es una mezcla de nostalgia, rabia y una soledad imaginada por mi convulsiva mente.

Menos mal que todavía no tengo que partir.

6 comentarios to “A flor de piel”

  1. Por fortuna o por desgracia esto sucede muy a menudo en la vida. He conocido y des-conocido mucha gente a lo largo de mi vida, y como dijo 2pac: ” Las guerras vienen y van, pero mis soldados seran eternos.”

    Así que no descartes volver a encontrarte con la gente 🙂

  2. Si, algo asi, el tema es que la mitad son gipuzkoanos y lo veo dificil.

  3. Me ha encantado .Aiss… has descrito genial esa sensación …
    Sabes que no volveras a verl@s, y si lo haces, sabes que será dentro de muchísimo tiempo … y es extraño porqué no compartiste tal vez demasiadas cosas.. pero se han hecho un hueco en tu vida… más grande o más pequeño.. pero en esos momentos no importa …

    Pero bueno.. a veces la vida da sorpresas, y te reencuentras con esas personas, antes de lo que pensabas.

    Un saludo 🙂

  4. ¿”¿Y ahora qué?”? Ahora a salir del cascarón de Bilbao, y vuelta a conocer y des-conocer gente, vuelta a hacer amistades superficiales que con el tiempo llegarán a ser profundas… Ahora a seguir viviendo, pues es lo único que importa.
    Toda novedad reporta una sensación de vértigo. La misma que nos provocaban las atracciones del PIN que tanto nos gustaban ;).

  5. Terminar un libro es concluir una platica con el autor de éste. Y siempre queda la nostalgia. Sé que, quizá, nos volvamos a encontrar en alguna librería o biblioteca.

    Saludos mi querido amigo.

  6. Hacia mucho que no me pasaba por aquí, y este texto me ha llamado mucho la atencion y me ha encantado.

    yo me siento identificado con él, empiezo la universidad y he tenido que dejar atras a muchos amigos (unos más que otros) a los que no se si volvere a ver debido a que se van a zonas distintas del pais.

    son cosas que pasan y no hay porque comerse la cabeza con ello. lo mismo que hoy te despides de tus amigos, puede que te los encuentres cualquier dia por la calle.

    una de las pocas cosas que son verdaderamente ciertas de la biblia es esta: los caminos de Dios ( o de la vida ) son inexcrutables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: