Viviré mas de lo que me amareis

Cuando la existencia ha contraído un hábito como el del amor, parece imposible que este hábito  se rompa sin romper al mismo tiempo todos los demás resortes de la vida.

– Porque, dijo Margarita liberándose de mis brazos y tomando de un gran ramo de camelias rojas comprado por la mañana una camelia que colocó en mi ojal, porque no siempre se pueden cumplir los tratados el mismo día en que se firman. Es fácil de comprender.
– ¿Y cuándo volveré a veros?, dije yo estrechándola entre mis brazos.
– Cuando esa camelia cambie de color.
– ¿Y cuándo cambiará de color?
– Mañana, entre las once y las doce de la noche. ¿Estáis contento?
– ¿Me lo preguntáis?
– Ni una palabra de esto a vuestro amigo, ni a Prudencia, ni a nadie.
– Os lo prometo.
– Ahora besadme y volvamos al comedor.
Me tendió sus labios, alisó de nuevo sus cabellos, y salimos de aquella habitación, ella cantando, yo medio loco.
En el salón me dijo en voz baja, deteniéndose.
– Debe pareceros extraño que aparente estar dispuesta a aceptaros enseguida. ¿Sabéis por que? Porque, continuó cogiéndome mi mano y poniéndola sobre su corazón, cuyas palpitaciones violentas y repetidas yo sentía, porque debiendo vivir menos tiempo que las otras, me he prometido vivir más deprisa.
– No habléis así, os lo suplico.
– ¡Oh, consolaos!, continuo ella riendo. Por poco que tengo que vivir, viviré más tiempo del que me amareis.

Y entró cantando en el comedor.

Fragmento de el libro La Dama de las Camelias(Alexandre Dumas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: