Me matas

Mataste mi ilusión, robando mi amor y dándote a la fuga. Mataste nuestras miradas de complicidad convirtiéndolas en cenizas del ayer. Mataste mi pasión, en un laberinto helado de indiferencia. Mataste los recuerdos cortando el hilo que los sujetaba del vacío.

Quemaste todas las margaritas que deshoje mientras te esperaba. Fuiste la asesina que disparo una bala a mi corazón, matando toda esperanza. Me diste la estocada final! Pero fuiste matándome poco a poco.

Yo aquí te quito la vida, te quito el derecho a vivir en mí. Te borro, te elimino, te liquido. Donde antes había sitio para dos ahora solo cabe uno. Reventaste mi mundo prendiéndole la mecha.

Pero debes saber, que cuando seas enterrada, enterraran dos corazones en tu tumba. Yo te absuelvo de tus crímenes. Te perdono los delitos cometidos. Ya no me matas tu. Me consumo según avanza el tiempo, y entre lamento y lamento, un halo de culpabilidad. Esto me hace morir día a día.

3 comentarios to “Me matas”

  1. Delicioso, si señor. Podía sentir cada palabra, mucha pasión y mucho dolor.

    Muah!

  2. mucho sentimiento…

  3. creo ke perdonar es lo mejor, olvidar es nuestra felicidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: